“La estatua de Lenin que estaba ubicada en la Plaza Scantei, fue regalada por la URSS a Rumania, es una copia mas pequeña de la Universidad Lomonosov de Moscu. En 1989 Tras la caída de Ceausescu, su suerte cambio y fue retirada de forma precipitada de la plaza donde estaba y escondida tras una valla de un edificio cercano a Bucarest. Se metió la estatua en un camión y, sin que nadie supiera muy bien que hacer con ella, se la llevo directamente a las afueras para dejarla tirada sobre la hierba. No fue destruida porque, con todo el lio del cambio de poder, nadie sabia como darla de baja en el inventario del Estado, así que se decidió dejarla por ahí tirada. Allí la escondieron para evitar que los nostálgicos tuvieran un referente donde concentrar sus protestas o sus descontentos...O quizás para que el pasado no golpeara fácilmente a las puertas del presente llamando la atención sobre manipulaciones demasiado habituales. (extracción del blog “Un Vallekano en Rumania” Red de Blogs Comunistas)

 

Bucarest, Marzo 2011

 

Recepción de una Hostería:

-Disculpe, ¿sabe donde podemos encontrar la estatua de Lenin que fue retirada de la Plaza Scantei?

-Si, en las afueras de Bucarest

-Donde?

-No se, voy a averiguarles

-Me costó, pero acá tienen un mapa, está en el Palacio de Mogosoaia, tras los muros de lo que fue la sede de la Union de Escritores Comunistas

-Y como podríamos llegar?

- Se van hasta la Plaza Scantei en bus, luego ahí se bajan y preguntan por otro bus que los lleve hacia el Palacio.

De la plaza Scantei salen cinco diagonales, en cuatro de ellas hay paradas de buses hacia todos los lugares de Bucarest y en la quinta hay una estación de trolebuses que se dirigen a distintas direcciones. Rumano no hablamos, sabíamos solo cinco palabras Mogosoaia, palatul, Lenin, va rog  y multumesc (El nombre del lugar, palacio, por favor y gracias). Desde las diez de la mañana hasta entrada la tardecita fuimos parada por parada, revisamos todos los carteles señaladores, hasta que dimos con una ventanilla de venta de boletos cuya vendedora sabía algunas cuantas palabras en español, las suficientes como para sonreírse y advertirnos que estábamos en el lado opuesto de la ciudad.

-Empiecen de nuevo- dijo

Al día siguiente, nuevamente recepción de la hostería:

-Nos dijeron que era hacia al sur, por la carretera que va a Buftea

-Ahhh hubiéramos empezado por ahí, se toman el metro hasta hacer combinación con la línea que va a la terminal sur de la ciudad y ahí preguntan que bus va hacia el Palacio y listo.

Sí, “listo”. Sospechamos que iba a ser difícil pero hicimos lo indicado y llegamos a la terminal sur, cotejamos el nombre escrito en un papelito arrugado con el nombre que aparecía en uno de los carteles indicadores en el vidrio de un bus y subimos.

Conversación con el chofer.

Dudamos, pero le tiramos todo el vocabulario junto: -Va rog,  palatul Mogosoaia, mmmm Lenin, Multumesc

No nos respondió, se limitó a sonreír y asentir con la cabeza nos señaló el fondo como para que pasáramos. Pasamos. Recordamos lo que nos había dicho la vendedora de boletos la tarde anterior: “son veinte minutos aproximadamente se van a dar cuenta desde el bus”. Nos repartimos las ventanillas y tras veinte minutos de pura urbanización soltamos la batería de palabras abreviadas a la señora que se sentaba al lado mío: - va rog,  palatul  Lenin.

La señora muy amable utilizó sus manos para advertirnos que nos faltaban unas cuadras.  Nos paramos al llegar a una esquina, nos hizo señas de bajar: -Multumesc.

Se quedó sonriendo. Bajamos

Caminamos hacia lo que parecía una estructura de palacio, era muy grande lo fuimos recorriendo todo y a cada paso que nos cruzábamos con alguien preguntábamos: Va rog Lenin? Nos hacían gestos de no saber, como habíamos visto fotografías de la estatua gigante tirada boca abajo atrás de un muro, revisamos todos los muros del Palacio. Nada. Dimos unas vueltas caminando al barrio y antes de darnos por vencidos preguntamos por última vez a un guardia de seguridad:- va rog, Lenin “estatua” (aclaramos por las dudas). Nos miró incrédulo y nos respondió entre gestos y monosílabos en español e italiano: -Lenin en reparación, va a volver a la Plaza donde estaba, ya no molesta a nadie.